Mientras el presidente Iván Duque se va de turismo demagógico, el desastre de la inundación de La Mojana sigue sin ser atendido. Casi dos meses después de la ruptura del Río Cauca, el gobierno nacional no brinda soluciones para los habitantes la región.

“Practicamente se ha perdido todo el trabajo que viene haciendo la Unidad de Gestión del Riesgo en estos dos meses. Hoy tenemos 200 metros más de boca de la que teníamos cuando rompió el Río Cauca. Hace 20 días el presidente Duque llegó a La Mojana, a Majagual, con noticias esperanzadoras para nuestra comunidad, pero hoy tenemos que decir, que lo trabajos no sirven, no están haciendo nada; en vez de estar tapando tenemos más metros de boca” denunció Isidro Vergara, alcalde de Ayapel, comunidad afectada por el desastre.

Esta denuncia se dio a conocer en medio del viaje del presidente Duque a la COP26 en Glasgow y de la “vaca” europea que coordinó para recoger 33,5 millones de dólares para frenar la deforestación en Colombia. Todo parece indicar que pregonar atención y esmero para controlar crisis medioambientales en Europa se le da muy bien, pero buscar soluciones para frenar las afectaciones en los pueblos colombianos no es su fuerte.