La presidenta de la Cámara de Representantes, Jennifer Arias, intentó legalizar el reemplazó de Edwin Ballesteros, congresista del Centro Democrático, quien renunció a su curul por estar formalmente vinculado a un escándalo de corrupción y para eludir la Corte Suprema de Justicia. Jorge Gómez, represéntate a la Cámara por Dignidad, lo impidió.

“Nos intentaron tender una celada a la Cámara. Según el artículo 134 de la Constitución colombiana, esa curul no puede ser reemplazada así haya renunciado. Yo protesté por el intento de emboscada y la Comisión documental de la Cámara atendió mi proposición” afirmó Jorge Gómez en sus redes sociales.

La Presidenta de la Cámara, también del Centro Democrático, no presentó sus intenciones de manera frontal. Envío un oficio para que se “estudiará” la hoja de vida, cuando pretendía reemplazar una curul de un corrupto. Muy bien por el Representante de Dignidad.