El abogado Carlos Acero, conocedor de la ley de garantías, explica en qué consiste su suspensión y el futuro de las elecciones con la medida tomada por el Congreso de la República.

¿Qué era la ley de garantías?

La ley de garantías tenía como propósito evitar la contratación pública durante el periodo electoral, de tal manera que los recursos estatales no se destinaran a empresas que termina financiando campañas con esos recursos.

¿Cuándo se hizo y qué propósito tenía?

La ley es del 2005 y fue producto de un acuerdo de la oposición y el oficialismo para impedir el traslado de recursos estatales a campañas afines de los gobiernos nacional y territoriales. Su propósito era garantizar imparcialidad del gasto con respecto a la contienda electoral.

¿Qué consecuencias trae eliminar la ley de garantías?

Más que eliminarse la ley, lo que se hizo fue suspender sus efectos por un año, haciendo que la misma sea inaplicada durante los 4 meses previos a las elecciones de 2022 y dejando el camino libre para que las entidades estatales puedan celebrar convenios interadministrativos. Se promueve que los recursos estatales se conviertan en un botín para la transacción de votos a cambio de contratos.

¿Podrán detener el cambio de Gobierno en el 2022 de esta manera?

Aunque se eliminan muchas garantías de transparencia para las elecciones de 2022, el hastío de la población puede llevar a que ni con la trampa de suspender la ley de garantías los mismos con las mismas se hagan reelegir.